Te doy mi vida

Mónica Reyes

Fragmento 

Llevo más de once años dedicada a una profesión que adoro. Tengo ahora 36 primaveras. Nací en España decidiendo estudiar Ciencias de la Información. He tocado todos ¨los palos¨, dicho en la jerga cañi. Empecé haciendo ¨la calle¨, tambien un deje verbal muy usado en mi profesión, para referirme a mis comienzos como reportera, haciendo mis pinitos mediante entrevistas que realizaba por las calles de mi ciudad, los barrios más conocidos de Madrid, donde me reservaban un espacio televisivo sobre los modos de vida de la gente de: Chueca, Vallecas, Alcorcón ...programa para un canal independiente y bohemio, siempre ofreciendo reportajes sobre los modos de ganarse la vida de los vagabundos, artistas de ¨acera¨, como yo los llamaba, brillantes talentos anónimos en el campo musical, ilusionista o de baile y manualidades o performances en la piel de mimos en apuros o realizando espectáculo de entretenimiento para niños, trabajando codo con codo con algunos compañeros que empezaban al igual que yo, con la ilusión, esfuerzo y entrega de quien pretende labrarse un futuro como reputado periodista, cubriendo tambien otros acontecimientos de relevancia cultural, por aquel entonces. El tiempo iba transcurriendo al igual que mi necesidad de crecimiento profesional, con miras posteriores a publicar escritos para diversos periódicos a los que me dediqué en cuerpo y alma siete años de mi vida, escribiendo mis primeras columnas de opinión,sobre todo tipo de temas; religión, política, ciencia, tecnología.... POR OTRO LADO , NECESITABA EXPERIENCIAS NUEVAS QUE ME APORTASEN MADUREZ EN MI CARRERA. LANZARME A LA PISCINA SIN MIRAR NI PENSAR SI ESTABA LLENA O VACIA, PARA AVENTURARME HACIA UN RETO PERSONAL QUE DESDE NIÑA PERSEGUIA CON LA IMAGINACION....Siempre soñé con levantarme algún día y viajar allá, hasta donde se encuentran esas estrellas, de vida tan apasionada y apasionante, loca de atar, por acercarme a ellos, conocerlos en persona, intentar ofrecer al mundo de primera mano, como son en realidad esos actores inalcanzables, a los que adoramos sin límites. Esos iconos de Hollywood que en definitiva no son mas que personas como nosotros, eso si, con un trabajo singular,dedicados a un mundo, el poderoso mundo del cine, que los hace ser esclavos de su propia imagen, esclavos de su vida, carentes de personalidad ...( no siendo de extrañar, en algunos casos desgraciados el conocimiento de la muerte de iconos de cualquier generación, que deciden erróneamente acabar con sus vidas, tentados por las drogas, carentes, en muchas ocasiones, de identidad propia). Cómo de evidente se ve, cuando te acercas a ellos, a sus pensamientos,a sus estilos de vida, que en definitiva no son más que meras marionetas atados de pies y manos, controlados por los grandes magnates, publicistas y agentes, peces gordos en el negocio de la industria mas antigua del mundo, modeladas al gusto de los mas poderosos del cine .. . paparazzis sin escrúpulos... estrellas a traves del las que el público solo busca a su idolo ahí, en la calle, desde diferentes lugares del mundo, para adorarlo, idolatrarlo, y amarlo como a su UNICO DIOS.... Siempre he pensado que el periodismo es una profesión alucinante, con gente cuya meta al igual que la tuya, es hacer ese reportaje de calle sobre las mejores noticias del momento; gente que sueña poder entrevistar a personajes relevantes, por su vida social, su carrera artística o sencillamente por llegar a ser grandes y eficientes periodistas deseosos de culminar su ardua labor en algún diario informativo de primera, (por poner un ejemplo). Aunque, bueno, en realidad, mi ejemplo, es otro bien distinto, porque ni en mis mejores sueños hubiera pensado alcanzar tales vivencias como las que hoy necesito escribir al mundo y para el mundo... Aun hoy, no puedo creer estar escribiendo la compleja historia sobre mis propia vida(íntima y profesional) que, haciendo ahora un año, he llegado a compartir con un hombre que por avatares de la vida, estuvo a punto de morir en mis brazos... y que por caprichos del destino, nos ha unido para toda la vida, con los invisibles lazos del amor incondicional entre dos seres tan distintos como lo éramos...como lo somos nosotros. Motivo que me lleva hoy a relatar para todo aquel que crea en el amor más profundo e incondicional que existe; una aventura sin parangón en mi vida, jamás imaginada ni imaginable, por lo que procuraré relatar mi historia de manera fehaciente ,evitando dejarme llevar por las sensaciones dulces, y en otras ocasiones tan amargas de las que fui, o mejor dicho, he de decir, fuimos testigos, quizás, víctimas, él y yo, de experiencias tan amargas como deliciosas en la hermosa ciudad de Los Angeles,tierra donde no sin razón, se afirma que todo es posible y donde nada de lo que te ocurra llega a ser extraño, de ahí la frase tan conocida y usada por los españoles cuando ocurre algo especialmente inaudito en torno suyo al proclamar; ESTO ES HOLLYWOOD....