Nunca me abandones

Kazuo Ishiguro

Novela

Reseñado por Litteratum

 

Kathy, Tommy y Ruth son estudiantes de Hailsham, un internado en East Sussex, Inglaterra. Su vida transcurre en aislamiento bajo el control de los “guardianes”, quienes hacen las veces de tutores y maestros. Las manifestaciones artísticas y creativas son apreciadas tanto por los guardianes como por los estudiantes, quienes intercambian dibujos, calendarios, poemas y demás objetos elaborados por ellos mismos. Los mejores trabajos son recolectados por una mujer a quien todos conocen por “Madame”, pero el propósito de dicha colección es obscuro para los estudiantes. Algunos aspectos de la vida en Hailsham permiten intuir que no es un colegio común. Los estudiantes jamás son visitados por sus padres, la educación parece enfatizar la importancia de la salud sobre la formación académica y sin abordar el tema explícitamente, se sobreentiende que los estudiantes no son capaces de tener hijos. En realidad, los estudiantes son clones destinados a proveer órganos saludables cuando sean requeridos. La única información que tienen sobre el mundo exterior es la que obtienen en sus clases, donde uno de los guardianes les explica las características principales de las diversas regiones en Inglaterra mediante un mapa. Debido a que Norfolk es referido por el guardián como un “recodo perdido” en el mapa y dicho concepto coincide con el nombre informal del sitio donde van a parar los objetos perdidos en Hailsham, una especie de mito se ha desarrollado donde Norfolk es la depositaria de todos los objetos perdidos. Así, cuando Kathy pierde la cinta que contiene “nunca me abandones” una de sus canciones favoritas, Tommy y ella bromean que probablemente la podrán hallar en Norfolk.

Cuando los estudiantes alcanzan la adolescencia, son transferidos a un sitio que en otros tiempos fue una granja. Aquí no hay guardianes y el único adulto es el huraño encargado de mantenimiento. Los jóvenes pasan el tiempo conversando, leyendo y explorando su sexualidad. Poco después, partirán de allí para iniciar su entrenamiento como “cuidadores” de otros clones que han “donado” ya alguno de sus órganos. Se rumora que el periodo de espera puede extenderse en el caso de las parejas enamoradas a fin de que puedan disfrutar su relación. Tal es el caso de Ruth y Tommy, quienes han entablado una relación sentimental, mientras que Kathy prefiere experimentar con otros jóvenes en relaciones puramente sexuales. El grupo hace amistad con Rodney y Chrissie, una pareja de “veteranos” con los que emprenden un corto viaje a Norfolk. Rodney asegura haber visto allí a una mujer tan parecida a Ruth que podría tratarse su “posible”. Es decir, el modelo a partir del cual fue creado un clon. La posibilidad de encontrarse con sus modelos fue siempre un tema acalorado en Hailsham, pues hay quien asegura que de esa manera podrán vislumbrar el aspecto que tendrán en el futuro, mientras que otros especulan que no necesariamente existe una brecha generacional entre posibles y clones. Otros consideran que conocer a sus modelos es irrelevante y que depende de ellos mismos hacer lo mejor posible con su vida. Ruth se apegaba a esta última opinión, pero al constatar que el parecido con la mujer avistada por Rodney no es tan cercano, se molesta visiblemente y asegura que los clones son modelados a partir de basura, como drogadictos, prostitutas y convictos. Chrissie y Rodney desean visitar a un compañero que se ha convertido en cuidador. Ruth se les une, pero Kathy y Tommy prefieren quedarse por su cuenta. La previa tensión del incidente con Ruth se diluye por completo cuando a iniciativa de Tommy, encuentran en una tienda de artículos usados una copia de la cinta que Kathy perdió en Hailsham.

Asociando el rumor sobre el periodo de gracia para enamorados con la finalidad de las colecciones de arte en Hailsham, Tommy elabora una teoría en la que dichas colecciones servirían como evidencia para determinar quiénes están verdaderamente enamorados y quiénes no. La poesía, el dibujo y otras manifestaciones artísticas revelan sentimientos que Madame y los guardianes podrían emplear como parte del criterio de selección. La posibilidad de que dicha teoría resulte cierta preocupa a Tommy, pues nunca destacó en arte.

Kathy es la primera en iniciar su entrenamiento como cuidadora donde deberá trasladarse constantemente de hospital en hospital a lo largo del país en una existencia exhaustiva y solitaria. Kathy vuelve a encontrarse con Ruth en un hospital en Dover, donde ésta se recupera de su primera donación. Su estado de salud no es bueno y Kathy decide convertirse en su cuidadora. Aunque no han visto a Tommy, saben que se encuentra en un hospital cercano y deciden incluirlo en un paseo que han planeado para visitar un viejo barco pesquero que ha varado en la playa. Durante el viaje, Ruth les entrega en un pedazo de papel la dirección de Madame, confesando que se ha interpuesto a propósito entre Kathy y Ruth, pero que aún no es tarde para que ellos intenten un aplazamiento como pareja. La idea parece absurda, pero cuando Ruth muere poco después de su segunda donación, Kathy se convierte en la cuidadora de Tommy e inician una relación sentimental. El tiempo apremia, pues es raro que un clon consiga sobrevivir a su cuarta donación y Tommy ha pasado ya por la tercera.  Cuando visitan a Madame, descubren que el propósito de la galería de arte no es seleccionar a las parejas enamoradas, sino demostrar la humanidad y sensibilidad de los clones a influyentes sectores sociales. Hailsham y otras instituciones similares surgieron como experimentos para demostrar que los clones criados en ambientes humanizados podrían desarrollarse de igual forma que cualquier individuo normal. Desafortunadamente, los experimentos ilegales de un científico en Escocia para ofrecer a las personas hijos con capacidades físicas y mentales superiores representó una amenaza social. Muchos se alarmaron ante la posibilidad de hallarse reemplazados por nuevas generaciones claramente superiores. El escándalo que surgió tras estos experimentos afectó indirectamente a instituciones como Hailsham, pues ahora nadie desea enterarse de dónde provienen los órganos que hacen posible la cura a enfermedades terminales. Irónicamente, Tommy y Ruth han sido afortunados, pues las instituciones como Hailsham han cerrado sus puertas y los clones son ahora criados en sitios y condiciones deplorables.

Poco tiempo después de su visita con Madame, Tommy muere tras ser sometido a su cuarta donación mientras que Kathy continúa con su labor de cuidadora. 

Nunca me abandones es la sexta novela de Ishiguro. Aunque es considerada una obra de ciencia-ficción, tiene la virtud de apartarse del rebuscamiento habitual del género. La existencia de los estudiantes, sus preocupaciones e inquietudes, no difieren en nada a las de sus contrapartes humanas y es sólo el conocimiento de sus orígenes lo que marca la diferencia. En ese sentido, se trata de una obra dramática, pues el destino de los clones está predeterminado no por sus acciones, sus virtudes o sus fallas, sino por las características bajo las cuales han sido creados. Acaso la única característica de los clones que parece apararse de la humana es la excesiva pasividad con la que asumen su destino. Ninguno de ellos lucha por escapar o por rebelarse ante la trágica función para la que han sido creados, aceptándola en cambio, como un hecho ineludible.

blog comments powered by Disqus