La víctima

Saul Bellow

Novela

Reseñado por Litteratum 

 

Asa Levental ha tenido que arreglárselas solo durante la ausencia de Mary, su esposa, quien pasa una temporada visitando a su madre en Baltimore. Levental vive en Nueva York y trabaja como editor de una revista. Su existencia es solitaria y a excepción de su esposa, se preocupa poco de otras personas. Su hermano Max, trabaja temporalmente en Texas, situación que Levental resiente cuando Elena, su cuñada, lo llama a la oficina informándole que uno de sus hijos está muy enfermo. 

Sin embargo, su forzado involucramiento familiar no es el principal problema de Levental. Un día es abordado en la calle por Kirby Albee, un sujeto que conoció en una fiesta tiempo atrás. En aquel entonces, Levental buscaba trabajo y Albee le consiguió una entrevista con su jefe. La reunión acabó en malos términos y Albee lo acusa de haber estropeado la entrevista a propósito causando así, su despido. Según él, Levental se habría molestado por comentarios anti-semitas que hizo en la fiesta y decidió azuzar el incendiario temperamento de su jefe en la entrevista. En consecuencia, éste habría investigado quién recomendó a Levental para despedirlo. 

Aunque la situación parece ridícula, Levental es acosado por Albee a quien encuentra en repetidas ocasiones. Así, descubre que la pérdida de su empleo y la muerte de su esposa han causado un derrumbe emocional y financiero que lo ha dejado en la calle. Albee insiste en que Levental debe asumir su responsabilidad en el asunto, una postura que éste considera absurda. Sin embargo, Levental comienza a dudar de su propia postura después de un tiempo y cuando Albee le pide que lo deje pasar la noche en su casa tras haber sido expulsado del apartamento donde vivía, Levental accede. De naturaleza retraída y poco sociable, el solitario Levental debe sufrir la presencia de la persona que más desprecia en su propio hogar y a pesar de las constantes insinuaciones y discusiones, no consigue deshacerse de él. Albee ha revisado cartas personales en su ausencia, desordenado el departamento, se ha presentado sin previo aviso en su oficina y lo ha presionado para que lo ayude a concertar una cita de trabajo, creando así, una situación cada vez más insoportable. 

Mientras tanto, la salud de su sobrino ha empeorado considerablemente y Max regresa a la ciudad cuando es ya demasiado tarde. Los hermanos se vuelven a encontrar en el funeral del pequeño, reavivando una frágil relación. Poco tiempo después, Levental regresa una noche a casa para descubrir que Albee ha colocado la cadena de seguridad en la puerta. Enfurecido, se niega a escuchar las razones de Albee, quien le ruega volver en unos minutos. Levental empuja la puerta repetidamente hasta romper la cadena para encontrarse con una mujer recuperando apresuradamente sus ropas. Enfurecido, espera en la cocina a que termine de vestirse. Tras escuchar el sonido de la puerta, confronta violentamente a Albee y tras un jaloneo e intercambio verbal de insultos, consigue echarlo del apartamento. 

Mientras ordena la habitación, recibe la visita de su hermano Max, quien le anuncia que ha decidido mudarse de Nueva York con su familia. Los hermanos parten en buenos términos y poco antes de acostarse, Levental conversa telefónicamente con su esposa quien confirma su regreso a casa. Por primera vez en mucho tiempo, siente un bienestar que lo impulsa a fantasear el reencuentro con su esposa. Su sueño es interrumpido por un desagradable aroma que al principio, confunde con el perfume de la mujer. Su preocupación se acrecienta al escuchar ruidos en la cocina, donde tropieza en la oscuridad con un bulto agazapado. El olor a gas inunda el espacio donde Levental y Albee forcejean nuevamente. Albee consigue escapar y Levental recupera finalmente la tranquilidad de su existencia. Años después Levental y su esposa acuden a una función de teatro. En la calle, una conocida actriz desciende de un taxi, captando la atención de la esposa de Levental, quien la reconoce de inmediato. Levental queda sorprendido al reconocer que su acompañante es Kirby Albee. Durante el intermedio sostienen una breve conversación donde Albee comenta que aquella noche había intentado suicidarse sin pensar que alguien más podría salir lastimado. Su perspectiva ha cambiado. Trabaja en la radio y asegura que el mundo no está hecho para él, pero ha aprendido a conformarse y está disfrutando la vida. Ambos se separan apresuradamente al finalizar el intermedio. 

La víctima es la segunda novela de Bellow, publicada seis años antes de Las aventuras de Augie March, la obra que fincó su reputación como autor. En 1976 obtuvo el premio Nobel de literatura.

 

blog comments powered by Disqus