El viaje de Baldassare

Amin Maalouf

Novela

 

Año 1666, el año del Anticristo. Agoreros e iluminados recorren los caminos para anunciar que el fin del mundo está cerca. En el Apocalipsis se dice que el número de la Bestia es el 666 y en el año 1666, es decir MDCLXVI, se juntan todas las letras de la numerología latina, que es otra de las condiciones de la profecía. Además, en todas las confesiones hay un libro en el que se profetiza el final de los tiempos. En esta vorágine fatídica se ve envuelto Baldassare Embriaco, un comerciante de objetos de arte y libros raros, descendiente de una vieja familia genovesa asentada en Líbano. Baldassare se muestra escéptico, ya que en las Sagradas Escrituras se dice que el hombre no sabrá ni el día ni la hora del fin del mundo antes de que éste sobrevenga. No obstante, emprende un largo viaje en busca de un libro maldito, El centésimo nombre de Abú-Maher al-Manzandarani, que tuvo entre sus manos pero que dejó escapar. En el Corán hay 99 formas de llamar a Dios, pero habría un centésimo nombre, escondido, cuya invocación serviría para ganar los favores del cielo en estos momentos dramáticos en los que se teme el fin del mundo. En su periplo, en el que atraviesa el Mediterráneo hasta llegar a Londres, Baldassare cruza países en situaciones límite, pueblos incendiados, comunidades expectantes. Se encontrará con el miedo, la violencia, el engaño, la desilusión y la desdicha, en muchas ocasiones relacionadas con la próxima presencia del libro buscado. Pero también se topará con el amor, cuando pensaba que éste ya no llamaría a su puerta. El viaje de Baldassare, aunque gira en torno al año 1666, que acabó sin que terminase el mundo, tiene muchos elementos de su trama que le hacen actual: los temores milenaristas, los predicadores cabalísticos sobre el fin de los tiempos, el binomio de la primacía racional frente a la resurgente tentación irracional. La novela de Maalouf es un viaje iniciático, de reaprendizaje, en el que brotan los choques y las vías de comunicación entre las culturas del Cercano Oriente y de un Occidente europeo que se prepara para debatir las ideas ilustradas. Un periplo en el que resalta el individuo que, frente a las condicionantes sociales, reivindica su derecho a ser extranjero sin humillaciones ni hostilidades: "He nacido extranjero, he vivido como extranjero y moriré más extranjero aún".

Reseñado por editorial Alianza.

Portada de la novela El viaje de Baldassare de Amin Maalouf
blog comments powered by Disqus