El hombre que amaba a los niños

Christina Stead

Novela 

 

A pesar de que fue publicada en 1940, no fue hasta una reedición 25 años más tarde que la novela de Stead fue reconocida por la obra maestra que es. Sam Pollit es una agotadora monstruosidad como esposo y padre, no siempre cruel, pero siempre engreído –se denomina a sí mismo “Sam el atrevido”- y siempre haciéndose ilusiones. Su esposa Henny a quien apenas dirige la palabra, es nerviosa, autocompasiva y neurótica, el tipo de madre que roba las alcancías de sus hijos, se entretiene con un novio imbécil y recae como una arpía llorona. Sus seis hijos son los consternados testigos de sus tóxicas atenciones. Stead, una australiana con un estilo maravilloso, es audaz en su representación de los Pollit y más compasiva en sus juicios de lo que nosotros podríamos ser. Cuando uno entiende cuanto de la novela está basado en su propia infancia, esa compasión nos sorprende aún más.  

Reseñado por Time.

Portada de la novela El hombre que amaba a los niños de Christina Stead
blog comments powered by Disqus