De ratones y hombres

John Steinbeck

Novela 

Reseñado por Litteratum

 

Ubicado en el contexto de la gran depresión económica, dos amigos emigran al fértil Valle de Salinas, California, para emplearse en un rancho. George Milton es inteligente, bajo, de rostro moreno y rasgos bien definidos. En contraste, Lennie Small es enorme de estatura y camina pesadamente arrastrando los pies. Sus limitaciones mentales y la carencia de una familia, han alimentado una dependencia en George, cuyos orígenes se pierden en los lejos días de su infancia en su natal Auburne. En aquellos días, George se complacía en gastarle bromas a su compañero, quien debido a su torpeza ni siquiera se daba por aludido. Un día le pidió a Lennie que se arrojara al río, cosa que hizo sin chistar. Lennie no sabía nadar y casi se ahoga, pero solo tuvo palabras de agradecimiento para George cuando lo ayudó a salir del agua. Desde entonces, las bromas cesaron y George adoptó un aire paternalista, aceptado y venerado por el indefenso Lennie, cuyo estado mental encalló permanentemente en la infancia. En su constante peregrinar de un empleo a otro, desarrollan el sueño común de adquirir algunos acres de tierra en donde cultivar sus propias cosechas, criar algunos cerdos, pollos, una vaca y con gran entusiasmo por parte de Lennie, conejos de variado pelaje. Un sueño que reconocen inalcanzable, pero no se cansan de discutir con todo detalle en cualquier oportunidad. 

Al llegar al rancho, son asignados a un grupo de trabajadores que cultivan la cebada y comparten un dormitorio común donde conocerán a Curley, el malhumorado hijo del patrón cuya joven esposa es la única presencia femenina del rancho. Acomplejado por su estatura, ha desarrollado un temperamento agresivo que procura satisfacer buscando pelea con tipos altos, de suerte que Lennie se convierte rápidamente en la víctima ideal. Debido a las constantes advertencias de George sobre evitar todo contacto con Curley y su esposa, Lennie se niega a defenderse cuando es atacado por el hijo del patrón. Cuando George finalmente le pide que se defienda, Lennie detiene uno de los puñetazos con su enorme manaza y oprime la mano de su agresor hasta fracturarle los huesos. La descomunal fuerza de Lennie en combinación con sus limitaciones mentales han sido la causa de varios ratones muertos (mascotas que han recibido caricias fatales) y de una acusación por violación en el pueblo de Weeds, donde trabajaban previamente. La curiosidad infantil de Lennie y el placer de tocar objetos suaves, lo indujeron a coger el vestido rojo de una mujer, cuyos gritos provocaron un terror del que solo pudo reaccionar aferrándose a la tela que tenía en la mano. Este incidente provocó la huída de ambos al valle de Salinas, donde los trabajadores del rancho tendrán la misma dificultad que George para convencerlo de soltar la presa. 

El sueño de George y Lennie adquiere inesperadamente un toque de realidad cuando Candy, un viejo trabajador manco les ofrece aportar sus ahorros para adquirir la propiedad a cambio de sumarse al proyecto. El entusiasmo de los tres consigue contagiar a Crooks, el único trabajador negro, quien se ha enterado por los indiscretos comentarios de Lennie. La conversación tiene lugar en la habitación de Crooks, quien debido a su color de piel es el único que tiene una habitación propia, separada del resto de los trabajadores. La conversación es interrumpida por la esposa de Curley, quien se queja de la monotonía de la vida en el rancho y de un matrimonio al que ha accedido para escapar de un hogar donde sus aspiraciones de artista en un circo primero y en la industria cinematográfica de Hollywood después, han quedado frustradas. 

Lennie encuentra consuelo en un cachorro de perro que le ha sido obsequiado por Slim, un experimentado arriero que se ha ganado el respeto de los rancheros. No obstante, el recién nacido animal sucumbe ante las torpes caricias de Lennie, quien procura esconderlo en el pajar y evitar así, los reproches de George. La esposa de Curly lo sorprende en esta situación y al percatarse del gusto de Lennie por los objetos suaves, le ofrece acariciar los rizos de su cabellera. Una vez más, Lennie entra en pánico cuando la mujer se queja de la fuerza con la que Leeny sujeta sus cabellos y cuando comienza a gritar, Lennie, desesperado por hacerla callar, le rompe accidentalmente el cuello.

Cuando el cadáver es descubierto, George comprende de inmediato lo sucedido y se ve obligado a unirse al grupo que encabezado por Curly, ha salido en busca de Lennie con la intención de matarlo. George se aparta del grupo para encontrarse con Lennie a quien previamente había aleccionado para esconderse en la maleza de cierto paraje en caso de problemas. En efecto, George encuentra a Lennie en el punto acordado y lo tranquiliza asegurando que no está molesto con él y que tampoco impedirá que se encargue de los conejos cuando adquieran la propiedad de sus sueños. Lennie se entusiasma fácilmente y a petición de George comienza nuevamente a recitar lo que harán cuando finalmente adquieran su porción de tierra. Con la mirada fija en el horizonte, Lennie recibe inadvertidamente un disparo en la nuca por mano de George, quien le evita así los sufrimientos de un cruel linchamiento. 

De ratones y hombres fue concebida por Steinbeck como una obra teatral que puede ser leída como novela corta o viceversa. Quizá sea aún más acertado compararla con el libreto de alguna ópera verista donde la mano del destino empuja a los personajes hacia el fatal desenlace. El crudo realismo de Steinbeck está presente en las limitaciones económicas, los sueños inalcanzables, el vulgar lenguaje de los trabajadores que en su momento escandalizó a críticos y lectores, en la segregación del único trabajador negro, en el desencanto y hastío de la joven esposa  y en el desafortunado, pero congruente desenlace de la obra.   

 

blog comments powered by Disqus