Bomarzo

Manuel Mujica Láinez

Novela

Reseñado por Litteratum 

 

En la Italia renacentista del siglo XVI, nace Pier Francesco Orsini. Una protuberante joroba aunada a otra deformación en la pierna se interponen en su formación de condottieri, un comerciante de la guerra cuyos frutos han enriquecido a la familia por generaciones. Su deformidad provoca el desprecio de su padre, Gian Corrado Orsini, quien favorece abiertamente a Girolamo y Maerbale, sus otros hijos. Solo en Diana Orsini, su abuela paterna, encuentra el remanso de paz que ningún otro miembro de la familia está dispuesto a conceder. Con el pretexto de “endurecerlo para la vida” su familia decide enviarlo a Florencia. Lo acompañan su maestro y dos pajes: Ignacio, de origen español y Beppo, que probablemente es hijo bastardo de Gian Corrado. Pier Francesco se hospedará en el palacio de los Médicis durante los siguientes tres años entablando una cordial relación con el joven Hipólito, sobrino de Clemente VII enviado a Florencia poco antes como capo de la ciudad. Aquí conocerá también a Pantasilea, la cortesana que Hipólito de Médicis y el cardenal Franciotto Orsini, su abuelo, le han destinado para su “visita inicial a Venus”. En el palacio de los Médicis, Pier Francesco descubre que Beppo ha entablado un romance con Adriana dalla Roza, una joven cuyos afectos procura inútilmente el jorobado. La noticia consigue enfurecerlo al grado de encomendar el asesinato del paje, seguido de cerca por la muerte natural de Adriana, quien sucumbe ante una extraña enfermedad. 

El Papa Clemente VII, un prominente miembro de los Médicis, abandona su alianza con Carlos V, decisión que atraerá graves consecuencias para los estados papales. En Florencia, los enemigos de la familia aprovechan la situación para expulsarlos de la ciudad y Pier Francesco emprende el viaje de regreso a Bomarzo, el feudo de los Orsini. La antigua alianza de Pier Francesco y Diana se transforma en complicidad cuando Girolamo cae accidentalmente al río. Su cuerpo desvanecido es arrastrado por la corriente ante la pasiva mirada del jorobado y su abuela. 

Pier Francesco sustituye a Beppo con Silvio de Narni, un campesino versado en las artes diabólicas con el que emprenderá una entrañable amistad. Juntos, planean corromper a Porzia y Juan Bautista, los hijos gemelos del administrador. Tras abusar de ellos, el administrador acude indignado a Maerbale, quien aprovecha la oportunidad para mejorar sus pretensiones al ducado. A hurtadillas, parten en busca de Gian Corrado, quien en calidad de condotiero, asiste al ejército de Clemente VII en la batalla por Florencia. 

Conociendo la disposición contraria de su padre, Pier Francesco ruega a su paje que interceda por él con el demonio. Silvio invoca a un ministro de Lucifer y asegura que el duque no intentará nada en su contra. Tres días después, los despojos de Gian Corrado llegan a Bomarzo. Ha muerto en la guerra y Maerbale muestra ahora una clara disposición a congraciarse con el nuevo duque. La fortuna parece sonreír al jorobado, quien obtiene un compromiso matrimonial con la bella Julia Farnese, un nombramiento de caballero y la oportunidad de reivindicarse en un segundo encuentro con Pantasilea.

Al emprender la marcha hacia Venecia, donde Lorenzo Lotto pintará su retrato, cae abatido por la fiebre y es atendido por el mismísimo Paracelso, quien asegura que el secreto de la inmortalidad yace en su propia familia. Dos siglos atrás, un célebre alquimista compartió sus descubrimientos con el cardenal Napoleón Orsini. La revelación de Paracelso parece coincidir con el horóscopo trazado en el nacimiento del jorobado, donde se presagia una “proyección de la existencia a lo largo de un espacio sin límites”. Tras contraer matrimonio con Julia Farnese, inicia la búsqueda del preciado documento por los palacios y dominios de los Orsini. Años después, los manuscritos aparecen en una habitación secreta en Bomarzo y Pier Francesco se entrega a la ardua tarea de hallar su significado. Al mismo tiempo, comienza a poblar el bosque con esculturas que representan episodios de su propia vida. Adriana dalla Roza surge de la piedra grisácea convertida en esfinge, Pantasilea en ninfa y la muerte de Maerbale queda oscuramente inmortalizada en la batalla de dos titanes, uno descuartizando al otro. Asistido por Salomón Luna, un judío versado en los secretos de la cábala, consigue finalmente producir el brebaje que le otorgará la inmortalidad. Al ingerirlo mezclado con el veneno que un paje ha volcado secretamente, se produce la muerte del duque de Bomarzo, pero se cumple también, la oscura profecía de una monja visionaria que Pier Francesco consultó durante un viaje a Venecia: Dentro de tanto tiempo que no lo mide lo humano, el duque se mirará a si mismo.

Bomarzo es posiblemente la obra cumbre de Mujica Láinez, quien visitó el jardín de los monstruos en 1958. Aunque Pier Francesco Orsini era, en efecto, un condotiero que edificó las estatuas en el siglo XVI, la historia de la novela es ficticia. Haciendo gala de erudición, sus páginas están pobladas de escenas históricas y personajes notables del renacimiento italiano. Así, Pier Francesco entabla amistad con Benvenuto Cellini, es atendido por Paracelso y recibe de manos de Miguel de Cervantes una libro con las obras de Garcilazo de la Vega. Desde el primer capítulo, encontramos referencias de personajes que no existirán hasta varios siglos en el futuro, como Mussolini, Freud, Toulousse-Lautrec, Byron, Dalí, Hitler y Napoleón III. Conforme se desarrolla la trama, comprendemos que la voz narrativa pertenece a Mujica Lainez, quien ha logrado recuperar los recuerdos del jorobado cumpliendo así, los augurios proféticos de su inmortalidad.  


blog comments powered by Disqus